sábado, 16 de julio de 2011

Como nunca y para siempre

Mi cuerpo habla de ausencia
como el verano del sol.

Camino desnuda,
entre las tardes.

Hoy los caminos no hablan.
Ya no son como antes.

No saben echarme de menos.
Ni acariciarme.

Ahora estoy sola.
Como nunca y

será para siempre.

Mi cuerpo habla de ausencia.
Grita.

Duele el alma por dentro
y asfixia la razón.

Más que nunca,
ahora estoy sola.
Como nunca y para siempre.

2 comentarios:

Lidia dijo...

¡Gracias,! me siento así SOLA y desnuda para siempre.

Adrián M.M. dijo...

muy bueno, aunque breve.

saludos desde http://deprosaapoesia.blogspot.com